Por descubrir caso de tortura, en la cárcel bajo amenazas de muerte

  • El médico legista no se desdice, asegura que el personal de la Cruz Roja actúa en su contra coaccionados por la Fiscalía.

Roberto Morales-Janet Cardona-Daniel Torres

Diario Presencia

Miércoles, 12 de agosto de 2015


Veracruz.- Con el pie de la Fiscalía General del Estado, sobre su cabeza, el médico legista Mario Poblete Hipólito, no se desdice, y afirma frente al presidente de la Cruz Roja de Las Choapas: “Puedo manifestar aquí ante el médico que los hechos ocurridos fueron relatados tal y como sucedieron realmente y ahora entiendo que todo fue una maquinación burda de la policía ministerial que asistió ilegalmente a la Cruz Roja local para coaccionar a los encargados para presentar una denuncia contra mi persona y tratar de salvar la responsabilidad del comandante Cándido Aguilar Vásquez. El día de mi detención me sometió a insultos y amenazas de muerte”.

Los hechos ocurridos a los que se refiere Poblete Hipólito es que a petición del comandante de la policía ministerial de Las Choapas, Cándido Aguilar Vásquez, prestó atención médica a una persona con una lesión en el cuello, los días 3 y 4 de septiembre del año pasado, quien a la postre resultó ser el presunto secuestrador y asesino de la niña Karime Alejandra Cruz Reyes, José Armando Salinas Linares, quien en su defensa reclama que fue secuestrado y torturado por la policía ministerial. Las declaraciones del médico legisla lo tenían con un pie fuera de la cárcel.

Ante lo afirmado por Poblete en el careo llevado el lunes, la secretaría del juzgado le pidió que no abundara en detalles, porque no iban de acuerdo al tema que era la falsificacion de documentos. El declarante, le explica: “Lo estoy manifestando para que el doctor esté enterado de la situación, hasta hubo amenazas de muerte. Yo le pido al doctor que analice su valor moral y ético como médico. Quiero saber el motivo de por qué me atacan de esa forma, si yo trabaje para ellos de forma voluntaria durante mucho tiempo.”

Un documento al que tuvo acceso Presencia, revela la versión del médico voluntario de la Cruz Roja de Las Choapas

El día 3 de septiembre comenzó la pesadilla para el conocido galeno choapense. A través de una llamada telefónica se le solicitó que acudiera a las oficinas de la policía ministerial ubicadas en boulevard México de la colonia con este mismo nombre, para realizar una evaluación médica a una persona de complexión robusta, de piel morena clara.

Al revisar al paciente se percató de que presentaba una impresionante herida en el cuello, de aproximadamente ocho centímetros, tipo lineal, inclinada, provocada por un objeto punzocortante, informó al jefe de la policía ministerial de Las Choapas, Cándido Aguilar Vásquez, que requería impregnación antibiótica y sutura, recomendó que lo llevaran a la Cruz Roja pero se negaron.

En la misma comandancia elaboró una receta médica sin nombre del paciente debido a que los agentes no permitieron que otorgara sus datos personales. El  4 de septiembre, en horas de la mañana recibió la llamada del comandante, diciéndole que le llevarían al herido para que se le efectuara la cirugía menor. Arribaron más tarde a la benemérita institución, el jefe policiaco junto con dos elementos más para resguardar al paciente mientras era atendido.

Poblete Hipólito asegura que le pidió a la enfermera Perla del Carmen Alpuche Velázquez que realizara al paciente una aplicación de impregnación antibiótica, a través de soluciones parenterales o intravenosas, más antibiótico y más analgésico.

“Para realizar el expediente clínico del paciente realicé un formato en mi computadora a las 08:00 a.m, toda vez que en la clínica nunca les han proporcionado formatos especiales, anotando en la hoja de atención clínica los datos del paciente, datos de la lesión, complexión, el color de su piel, encontrando que padece hipertensión arterial sistémica de ciento cuenta a cien, refiriendo que tiene muchos años que la padece y que lleva su control en el centro de salud sin referir de qué lugar”.

Asimismo, explica que le efectuó una glicemia donde aparece elevada, revelando que el paciente padece diabetes mellitus tipo dos, por lo que se le administró Glibenclamida tabletas 5 mm vía oral, inmediatamente se procedió a realizar la cirugía menor en el área afectada, se colocó anestesia local, procediendo a efectuar sutura de plano, quedando en observación el paciente hasta las dos de la tarde del mismo día 4 de septiembre.

Al valorar que se encontraba estable, la presión normal y su azúcar dentro de los parámetros normales, se dio de alta al paciente y se elaboró otra receta médica de los medicamentos que tenía que tomar pero sin nombre porque así se lo indicaron, misma que fue entregada a las autoridades judiciales, de las cuáles entregó copias en el Centro de Reinserción (sic) Social.

Según el médico legista, los elementos ministeriales asumieron los gastos por la atención del lesionado y en el recibo del pago que elaboró la enfermera pidieron que no llevara nombre, sin embargo al hacerles hincapié que era necesario asentar el nombre de algún familiar o del paciente, el comandante Cándido Aguilar, refirió que pusieran el del médico cirujano, por lo que al desconocer que posteriormente le causaría problemas, admitió que fijaran sus datos y fue así como elaboró el recibo de donativo número 92967 con fecha del 4 de septiembre por la cantidad de 2 mil 560 pesos.

Desconocía médico participación de paciente en secuestro de Karime

Mario Poblete en su declaracion sobre el caso de la niña Karime, manifestó que desconocía que el paciente que atendió los días 3 y 4 de septiembre respondiera al nombre de José Armando Salinas Linares, señalado como participante en el secuestro y asesinato de la menor Karime Cruz Reyes, y su tía, Mónica Reyes Baruch, en 2014 en la ciudad de Coatzacoalcos.

Por eso hasta ahora, manifiesta que entiende por qué el jefe policiaco se negó a proporcionar los datos del paciente.

Pasaron siete meses de aquel septiembre, el 28 de abril del presente año cuando en las instalaciones de la cruz Roja se recibió un oficio expedido por el Juzgado Tercero de Primera Instancia y un oficio de parte del Juzgado Decimocuarto de Distrito en Coatzacoalcos, del cual tuvo conocimiento mediante una llamada telefónica de la administradora de la benemérita institución, Yadira Calderón, para informarle que habían llegado los requerimientos, por la vía oficial.

Asegura Poblete que la administradora realizó los informes con fecha 1 de mayo del año en curso, basándose en el oficio que el médico tenía en sus archivos, por lo que días después le comentó Yadira Calderón que llegó un abogado a las instalaciones para indagar si se había enviado reporte de la atención médica de su defendido Salinas Linares.

Luego de esa visita del abogado defensor del inculpado, el médico fue visitado por los familiares del detenido quienes le informaron que en los días que le proporcionó el servicio médico se encontraba desaparecido, por lo que accedió a declarar los hechos que le constaban, por lo que avisó a la administradora de la Cruz Roja que se trasladaría a la ciudad de Coatzacoalcos y solicitó que a través de su hija Estefanía Poblete Arias a que le entregaran y sellaran el certificado médico que realizó con fecha 4 de septiembre por la atención a José Armando Salinas Linares.

Lo anterior para presentarlo en caso de que le preguntaran sobre su participación en la atención médica del desaparecido, ya que su intervención  fue haber atendido al paciente de quien desconocía el nombre y la situación en la que se encontraba, pues a petición de los ministeriales únicamente se limitó a atenderlo.

Con fecha del día 15 de junio de este año se presentó en el Juzgado Tercero de Primera Instancia para declarar que cuando otorgó asistencia médica a  Salinas Linares no tenía conocimiento de los hechos que se le imputaban.

Amenazas de muerte

Tiempo después de haber rendido su declaración sobre su participación en los hechos ante el Juzgado Tercero de Primera Instancia, Mario Poblete comenzó a ser víctima de acoso  por parte de elementos de la Policía Ministerial, ya que vieron este acto como traición

Narra en su declaracion que fue hermano Pedro Poblete Hipólito quien lo puso sobre aviso. Asustado le refirió que extraoficialmente se había enterado de que los elementos de la policía ministerial lo iban a detener por haber declarado que ellos fueron quienes llevaron al herido a la Cruz Roja, diciendo que lo desaparecerían y que se iba a arrepentir de haber actuado en su contra.

Preocupado, su familiar le pidió que se fuera de la ciudad. Sus hijas le sugirieron que tomara precauciones, que no saliera mucho y que se cuidara.

El día 5 de agosto, el galeno solicitó el servicio de un taxi a domicilio con el propósito de que lo llevaran a dar la vuelta aprovechando que su hija Estefanía Poblet, quien se encarga de cuidarlo y atenderlo, había salido a pagar los servicios de la casa, por lo que solicitó al conductor que lo llevara por la carretera a Cuichapa a visitar a un amigo que tiene por ese rumbo.

Al no encontrar a su conocido y echarse de reversa en un libramiento aledaño, fue interceptado por elementos de la Policía Ministerial que lo bajaron del taxi y el comandante Cándido Aguilar le empezó a reclamar a gritos por qué fue a declarar en su contra.

“Dijo que me iba a romper la madre, que me iba a desaparecer y me iba a arrepentir de lo que hice”. Le enseñó un papel que no pudo leer porque se lo quitó inmediatamente, no le mencionaron sus derechos ni por qué causas se le detuvo, lo introdujeron a la patrulla y lo llevaron a la comandancia ubicada en la colonia México, mientras que a su hija María Magdalena Poblete Arias le negaron haber visto a su padre.

Desde la oficina particular hasta la sala de espera de la comandancia se escuchaban las advertencias del comandante en su contra, lo amenazó de muerte y teme por la vida de sus hijas, ya que el comandante no cedía en gritarle “te voy a romper la madre”, por lo que en su declaración ante el Juzgado Tercero de Primera Instancia asentó que lo hace responsable de cualquier daño que pueda sufrir.

Cabe mencionar que Estefanía Poblete Arias admitió que temen por su vida y la de su padre, ya que por las amenazas que ha recibido su papá y la manera en la que fue detenido, han tenido que extremar precauciones en su seguridad.

Lamentó que las autoridades ministeriales hayan actuado de esta manera, toda vez que su padre dijo la verdad a los familiares del detenido José Armando Salinas Linares.

Manifestó que su hermana Magdalena Poblete le comentó que su domicilio es vigilado constantemente por sujetos a bordo de camionetas que antes no se estacionaban frente a su casa, sin embargo, desde que detuvieron a su papá son vigiladas por personas desconocidas.

Magdalena Poblete afirma que su padre es inocente de los delitos que se le acusan, por lo que sus abogados trabajan en reunir las pruebas necesarias para lograr su libertad, ya que se cometió un abuso desde su detención y las amenazas de las que fue objeto constan en su denuncia.

Anuncios
Tagged with: , , , , , , , , , , , , , , , ,
Publicado en Derechos Humanos, Fábrica de Culpables, Local, México, Tortura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.854 seguidores

Síguenos en Twitter
Secciones
A %d blogueros les gusta esto: