Violaciones a los Derechos Humanos

brenda

A continuación se describen de forma detallada las violaciones a los derechos humanos  de las que ha sido víctima Brenda Quevedo desde que fue internada en el complejo penitenciario de Santiaguito en septiembre de 2009, durante su estadía (anticonstitucional) en las Islas Marías de octubre de 2010 a  febrero de 2011 , hasta su actual reclusión en el penal de Tepic, Nayarit.

1.- El 27 de Noviembre de 2009, Brenda Quevedo Cruz fue extraída de su celda, sin que mediara previa notificación, por la custodia María Luisa Capula Capula. Acto seguido, Brenda fue trasladada a una sala de audiencias federales en donde la esperaban 3 hombres con pasamontañas, estos sujetos desconocidos recibieron a Brenda con insultos y amenazas de muerte (tanto para ella como para su familia) para luego proceder a cometer actos de tortura en su perjuicio, esto con la posible aquiescencia del Director, Irineo Monroy Dávila y custodios del lugar. Lo anterior, con la finalidad de obtener una confesión que auto incriminará a Brenda en el supuesto secuestro y posterior asesinato de Hugo Alberto Wallace.

2.- El 7 de Octubre de 2010,  Brenda fue trasladada repentinamente, una vez más sin que mediara previa notificación al respecto, del penal de “Santiaguito” al complejo penitenciario de máxima seguridad de las “Islas Marías”. Cabe destacar, que, Brenda en calidad de procesada fue puesta junto a prisioneras sentenciadas (entre las cuales hay  peligrosas criminales) en la misma área del complejo penitenciario.

3.- El 13 de Octubre de 2010, durante su estancia en el Complejo Penitenciario de las Islas Marías, Brenda Quevedo Cruz fue extraída del campamento de reclusión por el director de seguridad de la citada prisión, “el comandante” Javier Jiménez Santana y las custodias: Eneyda Pérez Tiquet y Verónica Chávez Rojas. Luego, fue conducida por los mismos en una camioneta hacia una casa en obra negra (“casa de tortura”) que se encontraba en una zona alejada de la población reclusa. Ahí de nueva cuenta,  6 sujetos encapuchados en aquiescencia de las autoridades del lugar,  cometieron en perjuicio de Brenda actos de tortura, intimidación, maltrato, humillación, abuso sexual y amenazas de muerte (al igual que la primera vez, los sujetos amenazaron no solo a ella, sino, también a su familia). Además, Brenda fue segregada durante aproximadamente 5 meses con la excusa que no podía estar con el resto de la población reclusa a causa de su estatus de procesada, situación que perduro hasta que fue trasladad a Tepic.

4.- Las autoridades policiales y judiciales han transgredido el derecho de Brenda a la presunción de inocencia en dos momentos distintos del proceso: (i) Al permitir la exhibición de Brenda como la autora del secuestro (véase el boletín de la PGR del 29/09/09) ante los medios de comunicación en el momento de su llegada al aeropuerto internacional del Distrito Federal, (ii) al exceder el plazo razonable para el juzgamiento de Brenda Cruz, quien lleva 6 años encarcelada desde su detención en Noviembre de 2007 en Louisville, Kentucky. Cabe remarcar, que este derecho resulta trascendental por ser fundamento de todas las garantías judiciales, y el mismo   se encuentra íntimamente ligado al derecho a ser juzgado en un plazo razonable.

5- Finalmente, Brenda y su familia se han visto perjudicados en su honor, reputación  y dignidad desde el día en que la señora Isabel Miranda de Wallace comenzó su campaña de difamación en contra de Brenda, la cual se ha dado en dos momentos: (i) el establecimiento de una serie de espectaculares en los alrededores de la ciudad de México, fomentando el odio y discriminación, incluso  sugestionando tanto a autoridades policiales como judiciales, quienes han demostrado trato desigual y discriminatorio hacia mi persona y la de Brenda, autoridades que  por haber estado visiblemente expuestas a la campaña de difamación mediática de la señora Isabel Miranda de Wallace (figura pública) dan por sentado la culpabilidad de mi hija; (ii) la publicación en el 2010 del libro de Martin Moreno “el caso Wallace”, en el que se describe a Brenda como una vendedora de drogas y prostituta.

6. Así mismo, es menester mencionar la toma ilegal de las salas en donde se llevan a cabo las audiencias públicas de Brenda Quevedo Cruz, las cuales han sido vigiladas y manipuladas  al antojo de la familia de la señora Isabel Miranda de Wallace, quienes deciden quién entra o quien sale.  Incluso les han negado la entrada y/o permanencia a personajes como Anabel Hernández y a miembros de la agencia de prensa francesa (AFP). Lo anterior, resulta inconstitucional, pues todas las audiencias penales deben ser abiertas al público, además de atentar en contra de la libertad de periodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.854 seguidores

Síguenos en Twitter
Secciones
A %d blogueros les gusta esto: