EL RECURSO DE APELACIÓN. SÍNTESIS.

El 28 de abril de 2008, la defensa de Florence Cassez impugnó la sentencia del Juez Quinto de Distrito en Procesos Penales Federales en el Distrito Federal. En este sentido, el 2 de marzo de 2009, el Primer Tribunal Unitario en Materia Penal del Primer Circuito dictamino sentencia respecto a la causa penal 198/2008 reiterando la responsabilidad penal de Florence, asimismo, la absolvió de algunos delitos. En este sentido, fue absuelta del secuestro del esposo de Cristina Ríos y de la supuesta posesión de cartuchos. Sin embargo, mantuvo las imputaciones de la privación ilegal de la libertad de Ezequiel, Cristina y su hijo, posesión y portación de arma del uso exclusivo del Ejército y delincuencia organizada en su modalidad de secuestro. Para tal efecto, el Tribunal Unitario fundamento sus imputaciones en las pruebas de cargo referentes a las declaraciones de las supuestas víctimas y del vendedor de verduras, los partes informativos de la AFI y aquellas relativas a la acreditación de la responsabilidad penal de Israel Vallarta. Estas últimas, se refieren a las declaraciones de todas las victimas de Israel, incluida la primera denunciante, los informes policiales de ambos secuestros, pruebas periciales diversas y por último, las diligencias hechas al vehículo Volvo supuestamente utilizado para llevar a cabo el primer secuestro.

En cuanto a los agravios presentados por la defensa de Florence Cassez, los alegatos más trascendentales del Tribunal Unitario fueron que (i) la imputada conto con la asistencia de un traductor y de un defensor, (ii) el video en el que es exhibida ante los medios de comunicación no fue valorado para los efectos de la sentencia, (iii) el principio de inmediatez relativo a la apreciación de las victimas quedara sujeto a los criterios del juez en dependencia de los medios prueba, agrega, “es normal que las victimas de secuestro paulatinamente recuperen recuerdos sobre su experiencia”, (iv) no existe constancia que las autoridades buscaran simular un montaje para manipular la investigación, además sostuvo que la controversia del asunto son los hechos delictivos y no el montaje, (v) el dictamen médico que demuestra que la herida de Ezequiel no es producto de una inyección, sino de una marca de nacimiento, carece de valor probatorio, ya que “el perito no practico todas las diligencias que a su ciencia sugería”, (vi) en cuanto a la afirmación que uno de los secuestradores era una mujer güera, “ en el contexto cultural mexicano, por güero se entiende a una persona de tez más clara, mas allá del color de cabello que presente”, por último, las violaciones al debido proceso hechas valer por la defensa de Florence son infundadas puesto que, inter alia, la imputada (vii) si fue puesta a disposición del Ministerio Publico inmediatamente, tuvo acceso a un traductor y a un defensor, el montaje no conto con valor probatorio y ejerció su derecho de defensa. Finalmente, el Tribunal Unitario modifico la pena impuesta a Florence Cassez por el juez de primera instancia a 60 años de prisión, o sea, el máximo permitido en la ley.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.854 seguidores

Síguenos en Twitter
Secciones
A %d blogueros les gusta esto: